¡La lubricación manual ya es cosa del pasado! Los sistemas de lubricación perma reemplazan a las prensas de grasa

En la lubricación diaria de la maquinaria y los equipos hay una herramienta esencial: la prensa de grasa. Sin embargo, esta no es la solución de lubricación óptima a largo plazo.

Por el contrario, los sistemas de lubricación perma garantizan un proceso de lubricación seguro, limpio y óptimo. Dependiendo de las condiciones ambientales, los puntos de lubricación de los motores eléctricos, las cintas transportadoras, los ventiladores o de las bombas, etc. se suministran automáticamente en el momento adecuado con el lubricante adecuado en la cantidad adecuada. La lubricación constante y regular evita la lubricación insuficiente o excesiva, minimizando el desgaste prematuro y el tiempo de inactividad.

Ahorro de tiempo gracias a una lubricación fiable, sin prensa de grasa

La lubricación manual a menudo requiere la provisión de varias prensas de grasa con diferentes tipos de grasa. Si solo se utiliza una prensa de grasa, en la que se usan lubricantes de cambio, existe el riesgo de que las grasas y los aceites se contaminen. Esto afecta negativamente al resultado de la lubricación. Se tendrían pues que almacenar y usar varias prensas de grasa. Cuanto mayor sea el número de puntos de lubricación con diferentes requisitos de lubricante, más difícil será suministrar el lubricante correcto. Sin documentación escrita, es casi imposible realizar el mantenimiento correctamente y cumplir con los intervalos de mantenimiento especificados.

Todo esto se elimina con el uso de sistemas de lubricación perma. Una vez instalados, los lubricadores se ocupan automáticamente del punto de lubricación con el lubricante seleccionado.

Eficiencia y alta disponibilidad de los equipos: comparación de los sistemas de lubricación y las prensas de grasa

Si se introduce lubricante en el punto de lubricación por medio de una prensa de grasa, aplicar la dosis correcta de lubricante es un desafío. El resultado de la lubricación manual suele ser un suministro de lubricante demasiado bajo o demasiado alto. La lubricación insuficiente aumenta la fricción y el desgaste, lo que lleva al funcionamiento en seco del rodamiento. La lubricación excesiva provoca un calentamiento excesivo de los rodamientos, lo que ocasiona fallos en los rodamientos a largo plazo y paradas costosas de la instalación.

El uso de sistemas de lubricación perma puede contrarrestar este problema. Los lubricadores compactos se adaptan perfectamente a cada punto de lubricación mediante una medición precisa de la cantidad de lubricante y la selección adecuada del tipo de lubricante. La relubricación también puede realizarse con el sistema en funcionamiento, lo que tiene un efecto positivo en la distribución del lubricante en el rodamiento. Al introducir constantemente un lubricante nuevo, los sistemas de lubricación evitan la entrada de líquidos, suciedad y polvo y prolongan, por tanto, la vida útil del rodamiento. Los intervalos de mantenimiento pueden planificarse y los costes de mantenimiento así como las paradas de las instalaciones no planificadas pueden evitarse.

La seguridad en el trabajo y el beneficio ambiental

El uso de los sistemas de lubricación perma también aumenta la seguridad laboral. Los sistemas de lubricación minimizan la estancia del personal de mantenimiento en áreas de peligro y contribuyen así a la prevención de accidentes. Por medio de un montaje indirecto o remoto, los elementos de la máquina se mantienen de manera eficaz con el lubricante a pesar de las fuertes vibraciones o las altas temperaturas.

En todo el mundo se monta o cambia cada once segundos un sistema de lubricación perma

perma lleva más de 50 años apostando por soluciones innovadoras y creativas para la lubricación. Quienes elijan los sistemas de lubricación perma confían en una lubricación óptima a largo plazo. perma no es solo un experto en sistemas de lubricación automática, sino que ofrece al mismo tiempo un servicio integral. Con la ayuda de la perma SELECT APP, se pueden determinar el lubricante requerido y el tiempo de configuración del sistema de lubricación perma teniendo en cuenta las condiciones de funcionamiento. perma MLP permite la organización y gestión de todos los puntos de lubricación. De esta manera, los trabajos de mantenimiento pendientes se pueden coordinar